Entrevista / “Podemos llegar a revertir algunos de los daños que el envejecimiento ha ocasionado en nuestro organismo”

  • “Los tres pilares básicos del antienvejecimiento son el deporte, el control del estrés y la alimentación”
  • Entrevista con la bióloga Cristina de la Puerta sobre los últimos descubrimientos sobre antiaging.

imagen ivoox pequeña También puedes escuchar la entrevista en el audio podcast de Saber Más.

foto-CRISTINA-DE-LA-PUERTA-32-222x300

Cristina de la Puerta, bióloga, investigadora en nutrición

Todo el mundo busca la eterna juventud, aquella que permita mantenerse siempre joven, por dentro y por fuera. Por ello cada día hay más productos antiaging y proliferan estudios científicos que buscan las claves científicas para contrarrestar el envejecimiento. Para abordar este tema en ‘Saber Más’ contamos cona la ayuda de la experta Cristina de la Puerta, bióloga e investigadora en nutrición en el Hospital Ramón y Cajal, entre otras organizaciones.

Está de moda hablar de terapias antiaging,  terapias antienvejecimiento, de nuevos tratamientos, de consejos para conservarnos jóvenes… Incluso personajes conocidos reconocen que llevan a cabo terapias de este tipo, alguanas de ellas verdaderamente caras. En líneas generales, ¿qué hay de cierto en ellas? ¿Podemos parar nuestro envejecimiento? ¿Podemos detener las huellas que el tiempo deja en nuestro organismo?

Pararlo y ser eternamente jóvenes eso es algo con lo que la humanidad ha soñado desde siempre pero no es posible. Sin embargo, sí es posible hacer que el proceso de envejecimiento sea más lento, que envejezcamos más poco a poco, que nos conservemos jóvenes más tiempo. Incluso podemos llegar a revertir algunos de los daños, no todos, que el envejecimiento o el paso del tiempo han ocasionado en nuestro organismo. Y en cuanto a estas terapias que están tan de moda pues hay de todo. Algunas sí son reales, sí son eficaces y otras son charlatanería. Habría que hablar de cada una de ellas en particular.

No podemos ser eternamente jóvenes, pero podemos llegar a revertir algunos daños del envejecimiento”

 

Cuando se habla de antiaging, muchas veces se está refiriendo específicamente a aspectos cosméticos, como tener una mejor cara, una mejor piel, etc. Pero el envejecimiento afecta a todo el organismo y algunos de esos tratamientos prometen, precisamente, incidir de forma sistémica en todo el organismo.

Claro, la mayoría de la gente cuando hablamos de antienvejecimiento, piensa en métodos o terapias estéticas, desde las cremas anti-edad , hasta cirugías, botox, etc. Pero si realmente queremos afrontar el antienvejecimiento en nuestro organismo o llevar un estilo de vida que nos proporcione un envejecimiento más lento, el ataque tiene que ser más sistémico. Y tenemos que ir al lugar donde más nos afecta el envejecimiento. Tenemos que ir a lo que llamamos nosotros el órgano diana. Que desde hace unos años se considera que es el endotelio.

Para afrontar el envejecimiento tenemos que ir al órgano diana, el endotelio”

 

¿Y nos puede explicar qué es el endotelio?

El endotelio es el tejido celular que recubre nuestras arterias, nuestras venas, nuestros vasos linfáticos e incluso nuestro corazón por dentro. Sería como el forro íntimo. Hasta hace muy poco tiempo, hasta hace quince años, se pensaba que era una simple capa anatómica, lo mismo que tenemos pelo, que tenemos uñas… Es decir, que no ejercía ninguna función fisiológica, que no tenía ninguna trascendencia en el estado general de nuestro organismo. Esto fue así hasta el año 98, que es cuando se les concede el Premio Nobel de medicina a tres médicos investigadores que son Furchgott, Ignarro y Murad, por sus investigaciones sobre el papel relevante del endotelio en el organismo. El endotelio tiene funciones fisiológicas propias y no sólo las tiene, sino que estas funciones son de gran trascendencia en la salud, no sólo a nivel cardiovascular como se pensó en un principio, sino en la salud general de todo nuestro organismo, en la salud general. De manera que si nosotros queremos abordar el antienvejecimiento de manera sistémica o global como estábamos comentando, es de lógica que tenemos que acercarnos a la salud endotelial. Porque a todos nuestros tejidos, absolutamente a todos, les llega el oxígeno y los nutrientes a través de la sangre. La sangre como todos sabemos circula por nuestras arterias y venas, y el endotelio sería la última barrera que la sangre tiene que traspasar para llevar ese oxígeno y nutrientes a nuestro organismo. De manera que un buen estado del endotelio, condiciona de una manera muy determinante nuestra salud global.

Un buen estado del endotelio condiciona de una manera muy determinante nuestra salud global”

 

 ¿Cuáles son los pilares antienvejecimiento?

Simplificando un poco, los tres pilares fundamentales serían, por un lado, una vida activa en cuanto al ejercicio físico. Por otro, el control del estrés, porque el estrés que todos hemos experimentado alguna vez nos juega muy malas pasadas, de hecho, sabemos que cuando una persona está muy estresada se alteran sus defensas, su sistema inmune, y con ello pues se es más vulnerable a agarrar infecciones y otras enfermedades. De manera que el estrés es importante controlarlo. Y luego la alimentación. La alimentación quizás sea la protagonista de la medicina antiaging. También el ejercicio físico lo es. Además nosotros controlamos la alimentación o nos podemos proponer alimentarnos de una manera no sólo saludable, sino con contenidos de sustancias, de alimentos, que tengan estas facultades de antienvejecimiento. Resulta que está en nuestras manos alimentarnos de una manera o de otra, es decir, es un elemento modificable, así como hay otros que no, por ejemplo los genes que hemos heredado no pueden modificarse, no a día de hoy, pero sí podemos cambiar nuestra alimentación.

img_19889

Aceite de oliva, base de la dieta mediterránea

Esta dieta todo el mundo sabe que es rica en aceite de oliva, que es la gran joya de la corona, es rica en frutas y verduras, en general, y es rica en pescado el cual se sabe que es rico en ácidos grasos omega 3. Y otra estrella de la dieta mediterránea es el vino. Ya todo el mundo ha oído hablar de su contenido en resveratrol, que es una sustancia que se encuentra en la piel de la uva roja y que, por lo tanto, pasa al contenido del vino tinto, y esta sustancia tiene propiedades antioxidantes que son muy potentes.

En medicina antienvejecimiento o en dieta antienvejecimiento hay muchas teorías sobre el envejecimiento, sobre porqué envejecemos. Está la teoría de la restricción calórica que se ha probado en ratas y está todavía por demostrar de una manera más evidente en humanos. Está la teoría del acortamiento de los telómeros que son unas pequeñas partes de los cromosomas donde están nuestros genes… Pero la nutrición antienvejecimiento o la alimentación antienvejecimiento se basa en el conocimiento de que los radicales libres que se producen continuamente en nuestro organismo, como consecuencia de nuestro contacto con el oxígeno cuando respiramos, nos van oxidando todas nuestras células. Todas nuestras moléculas y todas nuestras estructuras con el paso del tiempo se van oxidando. Y es este daño oxidativo el que nos provoca el envejecimiento.

Ahí es donde entran en juego los antioxidantes…

Una de las estrategias para combatir el envejecimiento o, al menos, hacerlo más lento, porque combatirlo y quedarnos jóvenes toda la vida no es posible, sería tomar una dieta rica en antioxidantes. Es decir, tomar aquellas sustancias que contrarresten el efecto oxidativo de los radicales, o bien que hagan que se eliminen esos radicales libres o que hagan que se produzcan en menor cantidad o que una vez producidos los neutralice. Los mecanismos de acción de las sustancias antioxidantes que están contenidas en distintos alimentos iría por tres vías, utilizaría tres mecanismos de acción. Pero el resultado final sería el mismo; neutralizar o por lo menos paliar o reducir el daño oxidativo que nos producen los radicales libre que continuamente producimos en nuestras células.

 La función de los antioxidantes es contrarrestar el efecto de los radicales libres”

 

Intentando paliar ese daño oxidativo en las células, sería importante tener una dieta rica en antioxidantes. Pero también en los últimos años han surgido multitud de complementos alimenticios, que incluyen sustancias con efectos antioxidantes. ¿Hay un tope de antioxidantes que podríamos ingerir?

Si hablamos de suplementos efectivamente hay un tope, y esto es algo que hay que decirlo alto y claro. Porque uno puede pensar, por ejemplo con el resveratrol, que si esta sustancia me produce un efecto antienvejecimiento, pues en vez de tomarme una o dos dosis que me recomiendan, me voy a tomar siete… Esto es un grave error, porque el propio resveratrol, y a otros suplementos les ocurre lo mismo en dosis excesivas, revierten su efecto. Es decir, de antioxidantes pasan a pro oxidantes, nos provocan una oxidación mayor. Por lo tanto hay que atenerse a las dosis, pero esto es así cuando hablamos de dosis altas, cuando estamos hablando de suplementos que tienen una concentración elevada y efectiva de cada una de estas moléculas. Cuando hablamos de alimentación no tenemos que tener miedo a tomar demasiados antioxidantes, porque las dosis contenidas de manera natural en los vegetales que tomemos, que es donde se encuentran los antioxidantes, tendríamos que tomar una cantidad de alimento tan desorbitada que nadie con sentido común se la tomaría. Es decir, que si decimos que la naranja tiene vitamina C y, por lo tanto, es bueno tomar naranjas porque estamos tomando un antioxidante potente, no creo que haya nadie que se tome 30 naranjas al día.

Si se toman dosis excesivas de suplementos alimenticios antioxidantes el efecto puede verse revertido”

 

Y aparte del control de esta oxidación, también se habla, cuando se habla de terapias antienvejecimiento, del control de la inflamación. ¿Hay un tipo de inflamación que se produce en el cuerpo y que provoca envejecimiento?¿O sólo se refiere a la inflamación producida por alguna patología, como puede ser una artritis o algo similar?

En realidad estamos hablando de la misma inflamación, sólo que en distintos grados. Todos tenemos en la mente la imagen de inflamación como lo que ocurre, por ejemplo, si nos quemamos cocinando y se nos inflama la mano, o si no torcemos un tobillo y se nos inflama el tobillo. Sobre la inflamación yo siempre pongo un ejemplo para explicar qué es… Si en una casa sucede un incendio pues inmediatamente se va a llamar a los bomberos, las ambulancias, la policía…   Imaginad que esa casa se encuentra en una calle muy estrecha. Bien, pues si llega la policía, los bomberos, la ambulancia más un montón de curiosos y vecinos que acuden en auxilio, la calle se va a colapsar, va a haber muchísimo tráfico, muchísima gente…Eso sería equivalente a lo que ocurre en los vasos sanguíneos cuando se dispara la respuesta inflamatoria. ¿Qué es la respuesta inflamatoria? Pues es una respuesta de nuestras defensas, de nuestro sistema inmune. Si yo me hago daño en un tobillo, esa agresión que ha sufrido mi cuerpo va a ser paliada o reparada por mi sistema inmune, entonces mi sistema inmune ante una agresión, no solamente cuando nos damos un golpe sino cuando entra una bacteria o un virus, que reciba nuestro organismo nuestras defensas van a emitir una respuesta. Y esa es la respuesta inflamatoria. La respuesta inflamatoria forma parte de los mecanismos de defensa de nuestro sistema inmune, entonces esa es la respuesta de urgencia inmediata que va a hacer que se viertan en nuestra sangre una serie de células y sustancias, que van a acudir al lugar de los hechos para reparar el daño. Pero como ocurre de manera emergente, en tromba, aumenta el volumen sanguíneo y sobre todo aumenta la permeabilidad de los vasos de la zona  y eso es lo que provoca la hinchazón. Esa sería una inflamación de emergencia, aguda como la llamamos, pero existe una inflamación sistémica que todos tenemos en mayor o menor grado.

Naranjas con más antioxidantes/ CSIC

Las naranjas, fuente de vitamina C

¿Cómo es esta inflamación? En este caso entiendo las personas con enfermedades crónicas serán las más perjudicadas…

Un pequeño grado de inflamación continuamente es como si en una calle circulan policías vigilando, es saludable, pero resulta patológica cuando esa respuesta para paliar los daños está disparada sin proporción o sin motivo. Es decir, que no ha habido ningún daño, no ha habido ninguna agresión, no ha entrado ninguna bacteria, no ha entrado ningún virus, no nos hemos quemado, no nos hemos torcido el tobillo y, sin embargo, tenemos el ejército en la calle. Entonces, esa inflamación es patológica y sobre todo es dañino que esté disparada una respuesta defensiva sin que haya motivo que la ocasione. Esa inflamación la padecen de manera sistémica, por ejemplo, los diabéticos con cierto grado de gravedad. Y hay muchas otras patologías que hacen que las personas vivan con una inflamación constante, en menor grado de respuesta aguda, pero de todos modos es dañina y se ha estudiado y se ha evidenciado, que la inflamación, este proceso inflamatorio, también interviene o es protagonista en los procesos de envejecimiento, no solamente la oxidación.

¿Cómo podemos paliar esa inflamación?¿La dieta también ejerce un papel importante?

Efectivamente, además de los antioxidantes, existen en los alimentos sustancias, nutrientes que nos va a ayudar a paliar esa inflamación, a contrarrestarla. Es el caso de los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en el pescado y se encuentran también en algunos frutos secos, como las nueces, las avellanas, las almendras…

En resumen… Si queremos vivir más y mejor ¿Qué tenemos que hacer?

No hay una receta mágica para vivir más y mejor, ni para envejecer más lentamente. Pero sí hay varias grandes líneas sobre cómo alimentarnos. No existen alimentos milagros, no existen alimentos de la eterna juventud  que digan me tomo uno de estos todos los días y me voy a mantener joven, no. Pero sí existe una manera de alimentarse que supone una herramienta o una estrategia antienvejecimiento, que en grandes líneas sería comer gran abundancia de todo tipo de frutas y verduras, sobre todo crudas, porque todos sabemos que los antioxidantes con el calor de la cocción se pierden. Entre las frutas destacan los cítricos, destacan también las frutas de piel roja o burdeos, u oscuras como la uva roja, como los pimientos; ya que todas ellas son ricas en una sustancia que ha demostrado tener una capacidad antioxidante potentísima, que son los polifenoles. A este grupo de polifenoles pertenece también el propio resveratrol.

¿Cómo se completa una dieta antiaging?

Hay que darle más preponderancia al pescado que a la carne, tomar, por ejemplo, tres o cuatro veces por semana pescado y dejar solamente uno o dos días para la carne, porque  también la carne tiene un alto contenido en vitamina B y hierro, y es necesario tomarla. O sea tampoco la podemos desterrar del todo. También hay que tomar grasa saludable, no solamente tomando pescado sino empleando el aceite de oliva. En nuestros guisos podemos usar el refinado (por el precio inferior) y, en cambio, para tostadas en el desayuno o para ensalada, es decir, cuando ingiramos aceite de oliva crudo, este debe de ser siempre virgen. Porque el virgen es el que contiene todas las vitaminas y polifenoles, que contiene la aceituna y no se pierden por los tratamientos químicos o calóricos que conlleva el refinar el aceite (o al freirlo). Es decir, que el aceite ha de ser virgen cuando lo tomemos en crudo y refinado cuando lo utilicemos para freír (auqnue se puede utilizar también el virgen para freir, pero muchas de sus propiedades se perderán al cocinarse). Entonces, en conclusión, aceite de oliva, frutas, pescado y frutos secos como las nueces. Resumiendo mucho esa sería la línea. Y voy a hacer un comentario porque tenemos en España un alimento que creo que a todos nos gusta su sabor y es el jamón ibérico. En el caso del jamón ibérico, el cerdo ibérico que está libre en la dehesa y, por lo tanto, se alimenta de bellotas y otras hierbas, incorpora a su músculo los polifenoles. Incorporan los polifenoles de la bellota que tiene un alto contenido en estas sustancias, los incorpora a su músculo y ese músculo es el que luego nos tomamos cuando nos comemos una tapita de jamón ibérico. Pues bien, últimamente se han hecho estudios en los que se ha visto que una ración de jamón ibérico puede ser beneficiosa para la salud endotelial porque tiene alto contenido antioxidante a pesar de ser un alimento de origen animal. Por lo tanto, mucho jamón ibérico aunque es muy caro, pero merece mucho la pena gastarse el dinero en esto.

Muchas gracias por atender a ‘Saber Más. Noticias de salud y ciencia’.

Por Juan Antonio Ibáñez Cuenca

Un comentario de “Entrevista / “Podemos llegar a revertir algunos de los daños que el envejecimiento ha ocasionado en nuestro organismo”

  1. Pingback: InterLink Headline News 2.0 — La Buena Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *