Entrevista sobre la felicidad / “Somos racionales, pero no tanto como nos creemos”

  • “En completa soledad no se puede hablar de felicidad”.

  • “Vivimos con prejuicios y los tenemos de todo y de todos”. 

  • Entrevista a Carlos Chaguaceda, divulgador y consultor.

 

CARLOS-CHAGUACEDA_0012-300x199

En ‘Saber Más. Noticias de Salud y Ciencia” entrevistamos a Carlos Chaguaceda Álvarez, periodista, consultor de marketing y publicidad, y divulgador. En su libro ‘El mono feliz, descubre cómo la ciencia explica nuestras emociones’ aborda los últimos descubrimientos y experimentos destinados a explicar las claves de la felicidad y las pautas comunes del comportamiento humano. 

Una de las conclusiones que extraigo del libro es que las emociones dominan más nuestra vida de lo que pensamos. No somos tan racionales…

Somos racionales, pero no tanto como nos creemos. Nuestras decisiones y pensamientos están condicionados por nuestra subjetividad, nuestras emociones e intuiciones. Podríamos decir que somos racionalmente irracionales.

¿Podemos orientar nuestro racionamiento hacia ideas que ya tenemos emocionalmente aceptadas? Hablamos de prejuicios.

Nuestro razonamiento viene condicionado de serie. Podemos analizar de manera racional los datos, pero éstos y la manera en la que los seleccionamos y combinamos están sometidos a nuestro enfoque subjetivo.

Por eso, cuando en un partido de fútbol se produce una jugada polémica nosotros la valoraremos, en primer lugar, en función de nuestros colores. Vivimos con prejuicios y los tenemos de todo y de todos. Otra cosa es que luego seamos capaces de sobreponernos a ellos y no actuar como simples máquinas.

Teniendo en cuenta nuestra emocionalidad… ¿Nos podemos fiar de nuestra memoria?

Nuestra memoria no es la de un ordenador que archiva los hechos de manera fría y precisa. Nuestra memoria construye un relato mental de lo sucedido y ese relato se reconstruye cada vez que recordamos algo. Y en cada reconstrucción vamos modificando lo sucedido. Podemos decir que tenemos una buena memoria para lo general, pero muy mala para los detalles. Hay que fiarse, pero al tiempo saber que puede fallar.

Salud, dinero y amor. Lo ideal es una sabia combinación de los tres elementos”.

 

Gracias a los avances de la ciencia. ¿Podemos hacer algo para, en cierta medida, controlar nuestras emociones y para ser más feliz?

niño_risa_felicidad-300x300Los avances nos transmiten conocimiento de como somos por dentro. Pero la capacidad de actuar y modificarnos por dentro es de cada uno de nosotros.

Para mí lo importante es entender que tenemos capacidad de actuar en nuestra manera de ver el mundo. A partir de eso poder construir una actitud más positiva y resistente frente a los avatares de la vida.

Salud, dinero y amor… ¿Qué nos hace felices?

Lo ideal es una sabia combinación de los tres elementos. De una manera que cada uno construye y que va modificándose en las diversas etapas de la vida. Los tres elementos son necesarios, pero no valoramos la salud lo mismo cuando somos jóvenes que cuando vamos cumpliendo años. Eso es la vida, la evolución y nos sucede a todos.

La felicidad tiene forma de U”. 

¿Qué significa que la felicidad tenga forma de U?

La forma de U representa, de manera estadística, cuando se nos pregunta si somos felices.  El valor más bajo se da en la etapa central de la vida (la parte de abajo de la U), mientras que los niveles mas altos se dan al principio y al final. ¿Por qué? Pues porque en esa etapa de madurez notamos que tenemos responsabilidad hacia nuestros hijos y también hacia nuestros padres. Ya que van cumpliendo años y exigen más atenciones.

¿Y al contrario? ¿Cuándo hablamos de emociones negativas y tristeza hablamos de infelicidad? En ocasiones hasta caemos en pensamientos irracionales que pueden llegar a la depresión. Mucho tiene que ver la idea del miedo. Punset (quien prologa su libro) ha argumentado en varios de sus publicaciones y entrevistas que la felicidad es la ausencia del miedo…

Eduardo Punset define la felicidad como la ausencia de miedo y es una gran frase que explica muchas cosas. Si tenemos miedo a que nos pase algo, a perder el empleo, a que nuestra pareja nos deje o nos echen del trabajo va a ser imposible que pensemos en la felicidad. Nadie puede controlar todo lo que le rodea o lo que le puede pasar. Pero sí podemos actuar sobre nuestra resiliencia, nuestra actitud… Por eso es tan importante trabajar en el control y manejo de las emociones.

Si tenemos miedo a que nos pase algo… va a ser imposible que pensemos en la felicidad”.

 

Aunque el miedo también es necesario.

El miedo es imprescindible y sin él ninguno estaríamos aquí. El miedo nos ayuda a evitar los peligros, las decisiones que pueden poner en riesgo nuestra vida. Pero siempre ha sido así desde la era de nuestros antecesores. Si un neandertal veía un animal carnívoro y no sentía miedo y por tanto no sentía ganas de huir, seguramente su destino sería convertirse en alimento del depredador.

Haciendo alusión al título del libro ¿Somos “monos felices”? No son más felices los que no razonan ni se plantean nada…

Así definido, no creo que pueda hablarse de felicidad plena sin dudas, reflexiones, pensamientos… Que todo te de igual se asemeja bastante a un estado vegetal. Venimos programados para pensar, analizar, comunicar y eso puede que nos situé, a veces, ante dilemas incómodos o que no se pueden resolver. Pero si sabemos manejarlos seremos más completos y nos sentiremos mejor.

Tenemos un carácter determinado pero podemos orientarlo o modificarlo con nuestra actitud y voluntad”.

file3751334604150-200x300Aunque se sabe que somos mezcla de genes y ambiente… La ciencia está descubriendo cada vez claves biológicas. ¿Venimos programados de fábrica?

No venimos programados de fábrica de manera total o determinista. Los genes no dicen todo lo que somos o seremos. Definen nuestras cualidades físicas básicas, pero luego ellos también evolucionan de acuerdo con nuestro comportamiento y los cambios en el entorno.

Por explicarlo de manera sencilla, puede que tenga una constitución física débil, pero si me dedico al deporte modificaré mi cuerpo. Hablando de felicidad, es verdad que todos tenemos una predisposición o un carácter determinado. Pero podemos orientarlo, modificarlo con nuestra actitud y voluntad, no somos hormigas programadas.

Creo que nadie duda que el hombre sea un animal social, pero paradójicamente cada vez parece más individualista y más centrado en sí mismo. De hecho el sentimiento de soledad no ha dejado de crecer en las sociedades avanzadas. ¿Podemos ser felices solos?

Yo creo que en completa soledad no se puede hablar de felicidad completa. Somos un ser social que necesitanos relacionarnos con los demás, aprender, socializar, empatizar. En caso de aislamiento total hasta el cerebro se modifica y empobrece, según demuestran experimentos con ratones.

Para mi ser escéptico es someter todo a la duda racional”.

Para terminar… En todo el libro habla de escepticismo razonable ¿A qué se refiere?

Para mi ser escéptico es someter todo a la duda racional, no dar las ideas o relatos por buenos sin cuestionarlos. Y también no darnos demasiada importancia. Entender que a todos nos suceden cosas y que son importantes, pero más importantes son las personas que están detrás de ellas. Es tratar de no dejarse impresionar por las apariencias, las modas o los titulares y pensar que somos únicos. Pero que también nada se parece más a un ser humano que otro ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *