¿El sexo y la convivencia prolongada aumenta o disminuye la fidelidad y el apego?

La convivencia y contacto sexual aumentan el número de receptores en el cerebro para la oxitocina en las hembras y la vasopresina en los machos, dos neuropéptidos evolutivamente muy antiguos implicados en la formación de lazos afectivos y en los vínculos de pareja, junto la dopamina, otro neurotransmisor que se dispara cuando nos enamoramos.

La convivencia y el sexo podrían modificar el cerebro para favorecer la fidelidad, al menos en los campañoles, tal y como se demuestra, por primera vez, en una investigación  publicada en el último número de Nature Neuroscience.

Lee el artículo completo en abc.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *