Un gel microbicida podría evitar el contagio por VIH durante el acto sexual

Facultativos del Laboratorio de Inmunobiología Molecular del Hospital Gregorio Marañón, en colaboración con investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares, desarrollan un gel  que ha demostrado una eficacia frente al contagio del SIDA por vía sexual del 85% en ratones humanizados. Mientras que en experimentos in vitro la protección ha sido del 100% cuando se combina con antirretrovirales.

131027_gregorio_maranon_salas_descanso

Hospital Gregorio Marañón. Madrid (España).

Se trata de un gel o microbicida de uso tópico para mujeres y hombres sanos de aplicación vaginal o rectal que ofrece un método de protección frente al contagio por el VIH durante el acto sexual. Tanto la jefa de sección del Gregorio Marañón y responsable del proyecto, María Ángeles Muñoz, como el profesor titular del departamento de Química Orgánica de la Universidad de Alcalá de Henares, Javier de la Mata, han asegurado que esta investigación, que se encuentra en fase preclínica, ha superado los ensayos en ratones humanizados, previa a la prueba en humanos. 

El gel se tiene que aplicar ocho horas antes de la relación sexual

El gel está basado en el dendrímero 2G-S16, que es un tipo de partícula microscópica, que bloquea la infección de células epiteliales y del sistema inmune frente al VIH. En los ensayos llevados a cabo se ha comprobado cómo esta partícula se une directamente al virus y receptores de los linfocitos T CD4 e impide que infecte a las células, consiguiendo una efectividad del 85%. Sin embargo, combinado con otros dendrímeros o antirretrovirales, tratamiento que se usa de forma habitual contra el VIH, esa efectividad es del 100%. Estos resultados están avalados por la Universidad de Harvard. Este gel o microbicida es el primero en el mundo frente al VIH que utiliza los dendrímeros carbosilanos para evitar el contagio. Además, los ensayos también han demostrado que inhibe la infección por virus del herpes tipo 2.

Propiedades antiinflamatorias

El gel no es tóxico y tras su aplicación podría tener una eficacia en la protección frente al VIH de entre 18 y 24 horas durante las cuales se podrían mantener relaciones sexuales sin contagio. Además de inhibir el virus y frenar su expansión en el cuerpo humano, tiene capacidad antiinflamatoria impidiendo la llegada de células susceptibles de ser infectadas. Además, no altera la flora comensal ni produce irritación vaginal, no varía su función frente a diferentes pH, ni tampoco altera la motilidad de los espermatozoides por lo que no afecta a la fertilidad masculina.

Aún quedan varias fases clínicas para poder comercializar el gel

La estrategia que planteó la ONU en la lucha contra el sida en 2011 fue llegar a 2015 habiendo frenado la infección por VIH. Para ello se propuso trabajar en vacunas, profilaxis pre-exposición, microbicidas y otras estrategias. No existe un tratamiento eficaz que evite nuevas infecciones, ni se ha conseguido una vacuna, según precisaron los investigadores. Tampoco se cuenta con ningún microbicida, pero estudios realizados por diferentes organizaciones estiman que si el 30% de las mujeres usara un microbicida que previniera de la infección se evitarían hasta 3,7 millones de nuevas infecciones por VIH en el mundo.

Los resultados de esta investigación se van a presentar en el congreso “HIV Research Prevention”, que se va a celebrar en Sudáfrica en octubre y que es la primera reunión científica y única a nivel mundial dedicada exclusivamente a la investigación biómedica en la prevención de la infección por el VIH. La investigación en el desarrollo de este gel surge de la colaboración entre investigadores del Laboratorio de Inmunobiología del Hospital Gregorio Marañón y del departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Alcalá de Henares, iniciada en 2003. Esta colaboración ha sido reconocida y premiada por instituciones como la Fundación Genoma España, la Fundación Bancaja o la Universidad de Alcalá de Henares.

Los investigadores buscan una empresa interesada en licenciar la patente

Los expertos sanitarios informaron de que el medicamento tardará unos cinco años en salir al mercado, siempre y cuando consigan a una institución que financie las pruebas en humanos, y estas confirmen los resultados obtenidos en animales.

Con el objeto de desarrollar el gel, los investigadores principales crearon la empresa de base tecnológica Ambiox Biotech, que actualmente tiene la licencia de explotación de la patente del microbicida, extendida internacionalmente y propiedad de la Universidad de Alcalá y del Gregorio Marañón.

Tres años y medio después de su nacimiento, Ambiox, busca una empresa interesada en licenciar la patente para continuar con la explotación del producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *