Sexo y el matrimonio. “El deseo sexual tiene su motor principal en la fantasía”

“Casi el 80% de las parejas casadas tienen relaciones sexuales varias veces al mes o más”, según revela un estudio de la Universidad de Chicago 1994 (‘La organización social de la sexualidad: Prácticas sexuales en los Estados Unidos’), publicado en ‘‘The Wall Street Journal’.

José Bustamante, psicólogo especialista en sexualidad y pareja, miembro permanente de la Academia de Sexología y Medicina Sexual y autor del libro ‘¿En qué piensan los hombres?’ advierte que, en general, los estudios que hay sobre frecuencia sexual deben tomarse siempre con prudencia, pues “hay que tener en cuenta que los datos se obtienen de las encuestas realizadas a la población y normalmente, en lo referido al sexo, nunca se es del todo sincero”.

A pesar de ello y teniendo en cuenta esta aclaración, los datos nos revelan que “la frecuencia sexual media es de unos 3,2 encuentros sexuales a la semana en el primer año de convivencia de una pareja, durante el tercero la media de relaciones sexuales está entorno a las 1,9 por semana y a partir de ese tercer año las parejas disminuyen hasta 1,1 encuentro semanal”, indica.

La explicación, dice, es lógica. “Durante ese primer año, por lo general, está presente el mayor de los afrodisíacos, el enamoramiento: tanto ellos como ellas sienten la necesidad de estar íntimamente con el otro, poco importa el tiempo y el lugar. Las hormonas nos ayudan a que así sea en esa primera fase del amor, la convivencia, no tanto el matrimonio en sí, sino el hecho de vernos las caras cada día. Los tres años es una barrera típica, pues a partir de ese momento muchas parejas se consolidan, pero otras tantas empiezan a vivir una crisis y/o a cuestionarse su relación. A partir de aquí, a nivel sexual, lo habitual es que el deseo disminuya, al menos en uno de los miembros de la pareja. Al menos, a eso es a lo que nos invitan los cambios biológicos que se producen en los enamorados”.

No obstante, el matrimonio no es un factor que afecte negativamente al deseo, lo que sí es un elemento relevante es la convivencia. “Cuando no convivimos, las ganas de vernos son constantes, nos echamos de menos y buscamos momentos de intimidad con nuestra pareja”, explica.

prueba3

Factores del deseo sexual

El deseo sexual tiene su motor principal en la fantasía. Es decir, “cuanto más fantaseemos, cuanto más pensamientos eróticos tengamos mayor será nuestra libido”, asegura este experto. Es cierto que aparece solo, sin hacer nada, basta con enamorarse o sentir atracción por alguien para que nazca el deseo, pero otra cosa es mantenerlo en el tiempo, para eso no basta con quererse, hay que salvar la monotonía. “La fantasía no es sólo imaginar relaciones que nunca he tenido, sino también rememorar un encuentro íntimo con la pareja o prepararlo en la imaginación”, afirma.

Lee el artículo completo en El Mundo.

Fuente: elmundo.es

 

Más noticias y entrevistas exclusivas sobre sexualidad, amor y pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *